control de gastos y finanzas personales

Finanzas personales: La mejor manera de sacar beneficios de tu dinero

Debido a la cantidad de gastos que, de manera diaria, todos debemos afrontar, no es extraño deducir que la importancia de obtener el mayor rendimiento de nuestro dinero se vuelve prácticamente una necesidad. Y es que en los últimos años la situación actual de la economía nacional y mundial proyecta una imagen en la que reflejado con nitidez que no estamos atravesando por nuestro mejor momento.

Por ello, para afrontar esta difícil situación de la mejor manera posible, muchos ciudadanos ya se han puesto a trabajar en ello siguiendo una serie de estrategias que les permitan aprovechar al máximo el dinero que entra en sus hogares. Y dentro de estas estrategias destaca la formación en finanzas personales.

El llevar a cabo tus finanzas de manera personal te permitirá llevar a cabo una planeación propia de tus finanzas, entendiendo la necesidad de salvaguardar tu patrimonio y recursos económicos, teniendo en cuenta las distintas condiciones y variables que son necesarias considerar para tomar buenas decisiones dentro del ámbito de las finanzas.

Así, lo que se pretende con un buen plan de finanzas es sacar el máximo rendimiento a tu dinero, conociendo cuáles son tus gastos y tus ingresos para saber con precisión cómo y en qué es óptimo gastar, con el objetivo de poder cubrir todas las necesidades (incluyendo el ocio) y, aún así, tener capacidad para poder responder en caso de la aparición de un imprevisto económico.

Para ello, existen varias estrategias que ayudan a ir perfeccionando nuestras finanzas personales, como realizar un presupuesto familiar, saber escoger el crédito más favorable a nuestros intereses, adoptar una actitud responsable frente al gasto o investigar cuáles son las alternativas de inversión más favorables.

Invertir con cabeza

Invertir puede ser una buena solución a nuestros problemas financieros puesto que permite la posibilidad de ganar bastante dinero de forma relativamente cómoda, si sabemos cómo. Así, antes de empezar a invertir hay que tener muy claro que es necesario saber invertir, y es que esta operación entraña ciertos riesgos para el inversor, por lo que es necesario tanto haber planificado previamente nuestra cartera de inversión como haber establecido los objetivos de dicha cartera.

Y es que definir los objetivos de la inversión va ligado al plazo de la inversión, por lo que siempre debemos ser capaces de buscar un activo que dé respuesta a todas las condiciones que buscamos.

Conocer los depósitos estructurados

En los últimos años se han hecho fehacientes las bajadas constantes de rentabilidad de los plazos fijos. Este hecho ha dado lugar a un incremento considerable de un nuevo tipo de depósitos: los depósitos estructurados con el capital garantizado.

Así, este tipo de depósitos suelen estar referenciados tanto a acciones como a índices bursátiles, donde su ventaja principal es la alta rentabilidad que son capaces ofrecer siempre y cuando los activos subyacentes a ellos evolucionen favorablemente también.

Solicitar un seguro de ahorro

Otro producto que se encuentra totalmente a la orden del día son los seguros de ahorro, los son contratos de seguros de vida en los que la compañía ofrece una rentabilidad, normalmente garantizada, a cambio de la prima pagada. Lo más llamativo es su rentabilidad, con intereses técnicos superiores al 2 % en la mayoría de los casos y, generalmente, con el capital garantizado.

Por otro lado, integran sistemas de bonificaciones que pueden llegar incluso al 8 % de dinero aportado, siempre que se mantenga durante un período largo de tiempo, lo que unido a su baja complejidad y la posibilidad de recuperar el capital en cualquier momento hacen del seguro de ahorro una opción a considerar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *